¿Has dejado de disfrutar del sexo? Prueba con el sexo tántrico

¿Has dejado de disfrutar del sexo? Prueba con el sexo tántrico

¿Sabías que el sexo tántrico te conduce directamente hacia tus emociones más profundas y puede abrirte las puertas hacia esa sexualidad plena que creías perdida para siempre? 

Efectivamente, la energía sexual no es más que energía vital que podemos llevar a cada una de las células de nuestro cuerpo y el Tantra erótico actúa como un medio para hacerte vibrar esas cuerdas de satisfacción que aún te son desconocidas. 

¿Por qué recurrir a la masturbación o a la búsqueda del orgasmo rápido si podemos gozar indefinidamente de las mieles del sexo tántrico? 

Redescubre el placer con el erotismo del Tantra 

La pandemia ha resultado ser un punto de inflexión en la dinámica habitual de las relaciones sexuales. Hay a quienes el encierro les permitió redescubrir el sexo y otros a quienes el estar encerrados los hundió en el aburrimiento más profundo y en la pérdida del erotismo.

Pero nada de lo sucedido es en vano. De todo se aprende y ahora, que estamos volviendo poco a poco a la normalidad, tenemos la oportunidad de llevar nuestras relaciones sexuales al siguiente nivel de la mano del Tantra. 

¿Por qué es diferente el Tantra erótico? 

Es muy posible que a estas alturas te estés preguntando por qué necesitas llevar tu sexo por el camino del Tantra para disfrutar de él más plenamente. 

La respuesta es sencilla: en el sexo tántrico el placer se encuentra mientras recorres el camino hacia el orgasmo y no en el orgasmo mismo. En otras palabras, el clímax no tiene por qué ser el objetivo último del acto sexual. 

¿Y qué significa esto? 

Significa que durante el sexo tántrico puedes relajarte completamente durante tu relación sexual y dedicarte a disfrutar del camino. Si el orgasmo llega será bienvenido y si no lo hace, pues… ¡no pasa nada! 

De esta forma podemos llevar nuestro placer hasta límites insospechados, incluso llegar a alcanzar un éxtasis místico de la mano de las emociones y sensaciones físicas que abren las puertas a nuestras percepciones más elevadas. 

¿A que es muy liberador y excitante pensar así en el sexo? Con el sexo tántrico podemos echar un polvo intenso y animal, hacer el amor delicadamente o alcanzar lo Divino desde nuestro interior mediante el placer místico. 

El Tantra no solo es sexo 

Debido al auge que están teniendo las masajistas tántricas, se puede llegar a pensar que el Tantra es solo sexo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. 

Existen tres tipos de Tantra: 

El Tantra blanco que se practica en el Kundalini yoga, entre otras disciplinas, y que está orientado a alcanzar la armonía plena con uno mismo y con los demás. Consiste en una suerte de enlace energético a través del cual compartimos conocimientos que nos conducen a ser mejores cada día. 

El Tantra rojo incorpora el sexo experimentado a través de la pareja. Conecta la materia y el espíritu. Considera el cuerpo como un templo y una vía para alcanzar la iluminación. Es a este tipo de Tantra al que llamamos comúnmente sexo tántrico. 

El Trantra negro es el uso egoísta de las fuerzas Divinas. Se trata del que utiliza la energía espiritual para los propios fines, sin respetar la vida de los demás seres vivos que pueblan nuestro planeta.

¿Es el sexo tántrico para todo el mundo? 

¡Por supuesto que sí! 

Nada queda fuera del sexo tántrico, todo puede integrarse de una manera u otra con el fin de satisfacer cualquier necesidad. Puedes entenderlo como una vía para alcanzar la espiritualidad y no por ello se trata de un sexo para místicos o iluminados. 

El Tantra rojo es un camino para cualquiera que desee convertir la experiencia erótica en una forma de satisfacerse y conocerse a sí mismo. 

Consiste en aprender a conjugar la energía sexual que es instintiva e impulsiva, con la energía del alma que es tierna y sensible. En definitiva, es aprender a jugar con la pasión y la ternura al tiempo que nos conocemos a nosotros mismos. 

El camino al éxtasis en el Tantra no tiene imposiciones, es blando, suave, acariciante y redentor. Contribuye a relajar el cuerpo y la mente, nos lleva por un camino de gozo interior que termina por transformar nuestra vida íntegramente. 

Practicando Tantra erótico regularmente llegarás a perder la noción del tiempo y del espacio y te sumergirás cada vez en un universo de sensaciones maravillosas e inolvidables. 

¿Estás listo para permitir que tu energía sexual deje de depender de tus genitales y de la búsqueda constante del orgasmo para pasar al siguiente nivel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
Abrir chat