Masaje Tántrico

Masajes Tántrico en Barcelona

Si todavía estás dudando sobre si hacerte o no uno de nuestros emblemáticos masajes tántricos, te vamos a explicar paso a paso el procedimiento para que termines de tomar la decisión. Antes de nada, tienes que saber que se considera la mejor opción posible para que el cliente pueda alcanzar nuevos niveles de placer que nunca antes en su vida había podido ser capaz de experimentar.
Además, todos nuestros profesionales cuentan con una larga trayectoria en el mercado profesional del mundo de masaje por lo que sabrán exactamente como tienen que estimular tu cuerpo a conseguir los mejores resultados posibles.

¿Cómo se realiza un masaje tántrico?

Lo primero que debes de saber es que el cliente tendrá que colocarse boca abajo sobre la cama que la profesional haya preparado para ese momento tan especial. Las piernas deben de permanecer ligeramente abiertas y el cliente siempre tiene que estar lo más relajado posible (ahora bien, en el caso de que no lo este no pasa nada ya aquellas utilizarán sus técnicas especiales para conseguirlo).
Una vez que se haya dado una ducha, la masajista empezará a trabajar únicamente utilizando sus manos y sus antebrazos. Además, ira recorriendo de forma continua todo el cuerpo del cliente; desde los pies hasta la zona de la cabeza en un principio evitando las zonas más íntimas.
Ya sabemos que el cliente lo único que va a desear es que toquemos esas zonas, pero nosotras lo que hacemos es elevar al máximo el placer para que pueda potenciar ese deseo lo máximo posible. De esta manera, en el momento en el que finalmente llegue al clímax final, nos lo agradecerá.
La idea es ir conociendo poco a poco el cuerpo del cliente y que, además, este también pueda conocer el contacto de la masajista. Una vez se haya podido establecer la conexión adecuada, la profesional se encargará de acariciar las zonas erógenas provocando poco poco una excitación que se irá incrementando.
Ahora bien, es importante que sepas que el cliente siempre tiene la decisión final: es decir, si no quieres terminar el masaje con un orgasmo, tan sólo tendrás que comentar para que pueda iniciar otra estrategia diferente. Eso si, en todo momento se recomienda que termines llegando al éxtasis final porque sólo de esta manera conseguirás esa relajación que tenías en mente en el momento en el que se había decidido por este tipo de masaje.
Eso si, tienes que saber que se trata de un masaje en el que sólo la masajista va a poder interactuar con tu cuerpo; tú no vas a poder tocarla a ella. Siempre se establecerán esos límites principales para poder evitar cualquier tipo de problema.
Por otro lado, también tienes que saber que si que existen otros masajes en donde si que puedes interactuar con la masajista… Pero deberás de buscar los detenidamente y asegurarte de que esto está permitido no. En caso de duda, siempre es lo puedes preguntar directamente.
Y así son nuestros masajes tántricos.