7 secretos del Tantra para un sexo inolvidable

7 secretos del Tantra para un sexo inolvidable

La espiritualidad del Tantra y el erotismo están íntimamente relacionados y no muchas personas conocen los secretos que encierra esta filosofía milenaria a la hora de disfrutar del sexo sin tabúes ni limitaciones. 

A lo largo de este artículo te contaremos los siete secretos mejor guardados del Tantra erótico que transformarán tu experiencia sexual para siempre. 

Los 7 secretos del Tantra que mejorarán tu vida sexual 

 

1. Lentitud y relajación.

Esta es la primera clave para alcanzar la plenitud en el sexo tántrico. 

Los preliminares colmados de ternura, besos y caricias son fundamentales para que la mujer alcance el mismo nivel de excitación que el hombre. Hay que tener presente que ella pasa por un proceso de excitación bastante más lento que él, pero una vez que logra encenderse, su capacidad de goce es más amplia. 

En este momento el hombre ha de controlar sus impulsos instintivos y mantener el placer estable sin ir en busca de un orgasmo inmediato. Una vez estabilizada su excitación ambos estarán a la par y podrán disfrutar del sexo sin límites, porque en el Tantra, la relajación y la lentitud no son incompatibles con la intensidad.

2. Placer mutuo.

En el Tantra, el sexo no se centra en que un miembro de la pareja prodigue placer al otro. Por el contrario, se trata de un toma y daca de placer mutuo. 

Este tipo de placer que se da y recibe al mismo tiempo, da por resultado una unión física, mental y espiritual que conecta directamente hacia las emociones más profundas. El mágico despertar en el Tantra es cuestión de dos (o de más), nunca de una sola persona. 

3. Polaridad.

En el Tantra, el Ying y el Yang se unen en una suerte de polaridad, del mismo modo que se unen los cuerpos durante el acto sexual. El hombre es fuego y la mujer agua. 

● Ellos tienen el centro de la energía dominante en los genitales y han de llevarla al corazón. 

● Ellas poseen su centro de energía dominante en los pechos y en el corazón y han de llevarla hasta su yoni. 

● La mujer es seducida con caricias, intimidad y palabras subyugantes. ● El hombre en este sentido es más primitivo y salvaje, por lo que ha de buscar su lado femenino para llegar hasta la mujer, pero sin perder su energía e intensidad masculina. 

4. Sensualidad.

El lenguaje del Tantra son los estímulos sensoriales, por lo tanto hay que evitar todo aquello que signifique rutina y sexo explícito. Tanto los susurros como los jadeos, el contacto cuerpo a cuerpo, las caricias y el olor a sexo forman parte de su idioma. 

La luz tenue, las velas aromáticas y una música suave y relajante contribuyen a crear una atmósfera de sensualidad que enciende la llama de la pasión tántrica. Vuela con tu pareja y dad juntos rienda suelta a los sentidos. 

5. Erotismo.

No hay que confundir erotismo con pornografía. El culto al lingam nada tiene que ver con la cultura machista y el culto al pene en el que todo tiene que ver con el tamaño del miembro y su estimulación. 

Por el contrario, el erotismo es el lenguaje del Tantra. Se trata de algo mucho más sensible, insinuante, tranquilo a la par que intenso. Es la combinación de las energías femeninas y masculinas en un ambiente de armonía y placer sin límites. 

6. Cuerpo completo.

En el Tantra, el sexo no muere en los genitales ni tampoco en el orgasmo. Esto no impide que se alcance un clímax intenso, pero el sexo tántrico requiere de la implicación de todo el cuerpo. 

Durante el sexo tántrico puedes llegar a sentir un placer increíble que te produzca descargas en todo el cuerpo, incluso sin llegar al orgasmo. Pero para ello has de comprender el cuerpo como una unidad y durante los preliminares no centrar nunca la atención solo en los genitales. Esto dará rienda suelta a la energía sexual que será la encargada de encender la mecha de la pasión. 

7. Energía total.

El ejercicio físico es indispensable para llegar a tener una mayor energía sexual.

Deja atrás el sedentarismo y estimula tu corazón. Para ello practica ciclismo, sal a correr, haz yoga o cualquier ejercicio físico con el que te sientas más a gusto. Es muy importante aumentar la energía para no perder la libido. 

Logra un cuerpo sano y musculado, pero no para atraer la atención de los demás, sino para que la sangre llegue con más fuerza a tus genitales. 

¿Pones en práctica estos siete secretos del Tantra y regresas para contarnos tu experiencia? 

¡Aquí te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
Abrir chat