por que me cuesta tanto llegar al orgasmo

¿Por qué me cuesta tanto llegar al orgasmo?

No tienes ningún impedimento físico, ¿pero aun así te cuesta horrores llegar al orgasmo? ¿La falta de orgasmos te angustia o te impide tener una relación de pareja sana y estable? 

Si nunca has tenido un orgasmo o si deseas volver a disfrutar del sexo como lo hacías antes, te invitamos a recorrer estas líneas. Encontrarás en ellas una valiosa información que te permitirá recuperar tu vida sexual. 

¿Qué es la anorgasmia? 

Se trata de un término médico utilizado para definir la dificultad persistente en llegar a un orgasmo, incluso luego de haber pasado por una intensa estimulación sexual. 

Lo cierto es que cada mujer es un mundo y en cuestiones de orgasmos esta no podía ser la excepción. Los orgasmos de cada mujer varían en intensidad, en frecuencia y en la cantidad y variedad de estimulación necesaria para alcanzarlos. Asimismo, dependen mucho de la edad, de la toma de determinados medicamentos o de si tienes algún tipo de problema médico.

¿Por qué es importante llegar al orgasmo? 

Como bien sabes, el orgasmo es el momento cúlmine, el más intenso. Es el que pone fin a un cúmulo de tensión sexual que se va gestando a partir de la excitación durante una relación íntima o a través de la masturbación. 

Llegar al clímax no solo es importante para poder sentirte completa sexualmente sino también para mantener en forma tu salud física y mental. 

¿Cuál es tu caso? Sea cual sea, estás aquí para intentar ponerle remedio, ¿verdad? ¡Entonces sigue leyendo! 

Factores que intervienen en un orgasmo 

Son múltiples los factores que influyen en la consecución de un orgasmo. Puede que lo hayas dejado de experimentar hace tiempo. O incluso, es probable que nunca hayas conseguido tener uno a pesar de haber puesto todos tus esfuerzos en estimular tu vagina correctamente. 

Sin embargo, no todos los factores intervinientes son físicos, hay muchos componentes emocionales y psicológicos en ello. 

Hoy conocerás los más típicos, pero si ves que el problema se extiende demasiado en el tiempo no dejes de consultar con un sexólogo profesional, que es quien podrá determinar las verdaderas causas de tu anorgasmia. 

¡Vamos a ellos! 

Estrés, ansiedad o depresión:

Estos son unos de los factores más recurrentes provocados por la vida moderna, una vida en la que todo debe ser realizado aquí y ahora y con el mayor nivel de eficiencia. Se trata de condicionantes que pueden afectar tu vida tanto física como mental y sexualmente, puesto que causa una gran disminución en la libido, además de desajustes hormonales y ansiedad. 

Te aconsejamos que te detengas a identificar cuál es el motivo exacto de tu estrés, ansiedad o depresión, es la mejor forma de ponerle remedio. 

Obsesión:

Si solo enfocas tu relación sexual en llegar al orgasmo es muy probable que tú misma estés impidiendo su aparición. 

Para ponerle fin a esto puede serte de gran ayuda el conocimiento de la técnica de los masajes tántricos, ya que el objetivo principal de los mismos es disfrutar del proceso sin pensar en el final. Solo has de centrarte en tus sensaciones y en las de tu pareja.

Desconocimiento de ti misma:

Si aún no reconoces las sensibilidad en cada rincón de tu propio cuerpo, ¿cómo puedes despertar en ti esa sensualidad tan necesaria para alcanzar el orgasmo? Tampoco podrás pedirle a tu pareja que te acaricie y estimule las partes que más te excitan porque no las conoces. Nadie sino tú, tiene tu propio manual de instrucciones. 

Explora tu cuerpo, mastúrbate, acaríciate, aprende a conocerte a ti misma. Y no olvides los juguetes sexuales, son artilugios perfectos para proporcionarte un placer que con tus dedos difícilmente puedes llegar a obtener. 

Creencias culturales y religiosas:

Aún en pleno siglo XXI existen diversas tradiciones religiosas y culturales que piensan en el acto sexual libre o en la masturbación como una práctica pecaminosa en lugar de considerarla una señal de vida sana. Para ellos sentir placer íntimo es pecado si su fin no es perpetuar la especie. 

Libérate de la culpa, salta más allá de tus creencias y atrévete a vivir tu vida sexual en total plenitud. Vida hay una sola y la sexual es la sal de cualquier existencia. 

Falta de autoestima:

Es una de las principales raíces de la anorgasmia. Si no tienes una imagen corporal de ti misma que te satisfaga o si la sensación de vergüenza te invade en el momento de estar con tu pareja íntimamente es prácticamente imposible sentir la suficiente tensión sexual como para alcanzar el orgasmo. 

Pide la ayuda de un terapeuta que te permita de salir de ese bucle insano que solo te daña a ti misma. 

Por supuesto que existen otras causas: enfermedades, medicamentos, tabaquismo, alcoholismo o envejecimiento. Si este es tu caso la única opción que tienes de ponerle remedio es llevarlo al consultorio de tu médico de cabecera. 

Además, a todo esto has de añadirle los problemas de pareja, ya que pueden tener un grave impacto sobre las relaciones sexuales. Algunos ejemplos de ello son la falta de conexión y de comunicación, conflictos no resueltos, infidelidades o violencia. En estos casos, que son mucho más complejos de resolver, es importante buscar también la ayuda de un profesional. 

Antes de irte no dejes de compartir con nosotros esas emociones que te invaden por no poder llegar al orgasmo. ¡Nos encantará leerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
Abrir chat